Historia de los extintores.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DEL EXTINTOR

Los primeros extintores portátiles auténticos aparecieron a finales de la primera década del siglo XIX; contenían botellas de cristal con ácido que, al romperse, descargaba él ácido con una solución de sosa, generando una mezcla con suficiente presión de gas para expulsar la solución. Los extintores de agua, activados por cartuchos (tipo de inversión), se introdujeron a finales de los años 20, en 1918 se desarrollo una solución anticongelante de metales alcalinos denominadas “corriente cargadas” para empleo de extintores activados por cartuchos. En 1959 aparecieron los extintores de agua acumuladores de presión, que en 10 años reemplazaron gradualmente a los modelos de cartucho. En 1969 se interrumpió en Estados Unidos la fabricación de todos los extintores de inversión, que ya no se certifican o aprueban por los laboratorios de ensayos.
El primer extintor de espuma apareció en 1917 y su aspecto y funcionamiento se parecen muchos a los extintores de ácido y sosa. Su empleo se extendió progresivamente a lo largo de los años, hasta que en los 50 los extintores de polvo alcanzaron una amplia aceptación.

LÍQUIDOS VAPORIZANTES

El tetracloruro de carbono fue unos de los primeros compuestos químicos empleados en 1908 en extintores portátiles. Posteriormente, se descubrió que sus vapores eran muy tóxico y que cuando se aplicaba al fuego podía producir ácido clorhídrico y fosfogeno, mas tóxico todavía. Después de la 2da guerra mundial, se introdujo el clorobromometano, ligeramente menos tóxico, y comenzó a emplearse él termino liquido vaporizarte para designar a los extintores de este tipo. A principio de los 50, distintas agencias federales prohibieron estos tipos de extintores por resultar venenosos, y a mediados de los años 60, muchos estados, ciudades y firmas industriales siguieron su ejemplo. A finales de los 60 se interrumpió su homologación por laboratorios de ensayos.

HIDROCARBUROS HALOGENADOS

Aunque los líquidos vaporizantes resultaron ser inaceptables, hidrocarburos halogenados menos tóxicos encontraron aplicación en forma de GASES LICUADOS. El bromotrifluormetano (halon 1301) se introdujo en 1954 como agente extintor de gas licuado a alta presión para su empleo contra fuegos de líquidos inflamables y equipos eléctricos en tensión. En 1973 apareció un extintor de gas licuado a baja presión cargado de bromoclorodifluormetano (halon 1211). En 1974 comenzaron a realizarse altos ensayos con extintores de dibromotetraflourmetano (halon 2402), liquido a temperatura ambiente. Los ensayos demostraron que este agente podría utilizarse en distintos tipos de fuego, estos materiales ya no se producen, su empleo en extintores portátiles en el mundo se ha limitado por causar daños a la capa de ozono.

DIÓXIDO DE CARBONO

Los primeros extintores de Co2 aparecieron durante la primera guerra mundial y se convirtieron durante la segunda en los extintores mas utilizados en fuegos de líquidos inflamables. Sin embargo, en 1950 los agentes de polvo químico ya los habían sustituidos como los extintores más utilizados en eliminación de fuegos.

POLVOS QUÍMICOS

Aunque la capacidad extintora del bicarbonato sodio ya se conocía a finales de la primera década del siglo XIX, no fue sino hasta 1928 cuando se desarrollo un extintor eficaz, activado por cartuchos, a base de polvo químico. Las investigaciones condujeron a la aparición en 1943 de un agente mejorado, finamente granulado y en 1947, a otro tipo todavía más eficaz.
A medida que se acrecentó el empleo de líquidos inflamables, aparecieron agentes en polvos más efectivos. En 1959 se introdujo un agente a base de bicarbonato potasico dos veces más eficaz que el de bicarbonato sodico ordinario.
En 1961 se introdujo un nuevo tipo de agente, denominado “polvos químicos polivalentes”. Tenia la doble ventaja de ser un 50% más efectivo en fuegos de líquidos inflamables y aparatos eléctricos y ser, además, capaz de extinguir fuegos de combustibles ordinarios. Al principio se empleo fosfato diamonico por ser mas barato, pero este fue pronto sustituido por fosfato monoamonico, considerablemente menos higroscópico.
En 1968 se introdujo un agente a base de cloruro potasico. Era un 80 % más efectivo que el polvo químico ordinario, pero más corrosivo e higroscópico que el bicarbonato potasico. En 1967 se desarrollo en Europa ( introduciéndose en Estados Unidos en 1970), un agente a base de bicarbonato potasico y urea. Su efectividad era dos veces y media mayor a la del polvo químico ordinario.

POLVOS ESPECIALES

El empleo de metales combustibles (magnesio, sodio, litio, Etc.) impuso la necesidad de un agente especial para la extinción de fuegos de dichos metales. Él termino ” polvo ESPECIAL” sé eligió especialmente para indicar la aptitud del agente para uso en fuegos Clase D (metales combustibles); el termino “polvo químico” se reservo para agentes efectivos en fuegos de clases ABC o BC. En 1950 se comercializo un extintor de polvo especial a base de cloruro de sodio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *